Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Final del viaje, de Ángel Málaga Diestro

Imagen
"Málaga Diestro, con Final del viaje, su primer libro, ha logrado muy rápidamente lo que la mayoría de escritores tarda mucho tiempo en consolidar [...] Lo suyo es un pleno ejercicio literario ofrecido con madurez que decanta una visión muy particular sobre la existencia y el arte de narrar."

Así presentó Ediciones Altazor el primer libro de Ángel Málaga Diestro, alumno de Puerto de Letras, en la 18º Feria Internacional del Libro de Lima. La colección se compone de dieciséis relatos de variada extensión. 

En los microrrelatos o relatos brevísimos de este conjunto el autor pulsa una amplia variedad de tonos y asuntos, en una diversidad de géneros: algunos se concentran en una fugaz evocación poética del pasado, en el que se sitúan la infancia y la inocencia, con una visión idílica (“Primer amor”, “El primer tren”); otros elaboran una trama ajustada según las leyes del relato onírico (“La manguera”), alegórico (“La Virgen del perdón”) o de suspenso (“Malas noticias”), que conduc…

Cosas pequeñas: Monigote en la arena, de Laura Devetach

Imagen
Una piedrita, una brizna de pasto, una hormiga, un trocito de corteza de árbol, una semilla... lo que captura la atención de la infancia son esas cosas pequeñas, de las que sólo los niños están cerca. Minúsculos tesoros que se encuentran en la naturaleza.

Los cuentos de Monigote en la arena, de Laura Devetach, recientemente reeditado por Alfaguara, realizan una poética de lo pequeño. Un monigote dibujado sobre la arena, un granito de maíz, un garbanzo "peligroso", un caracol, son algunos de los personajes de estos cuentos que transcurren en escenarios en los que los seres de la naturaleza y lo humano son próximos, tanto en los ambientes naturales como en los urbanos.

Con un lenguaje altamente poético pero sencillo, marcado por repeticiones y estribillos, -a la manera de la poesía o de los cuentos folclóricos-, la narración adopta en algunos cuentos una estructura circular. Los protagonistas atraviesan peripecias en las que vencen el miedo -como el monigote que prefiere jugar…

Ocho consejos para escribir para chicos

Imagen
Natalia Méndez, profesora en Letras egresada de la UBA, quien trabaja en la edición de libros para niños y jóvenes, nos regala los siguientes consejos, válidos tanto para escribir para chicos, como a la hora de elegir libros para ellos. Ya seamos escritores, maestros, bibliotecarios o padres, son claves valiosas para tener en cuenta.

Uno: Evitar la obviedad en los nombres de los personajes. Usar nombres divertidos y memorables, pero no tontos: hay una gran distancia entre "Casiperro del Hambre" y "el perrito Rabito".

Dos: Escribir un cuento requiere pensar en una trama, no en un "tema". Dar un mensaje moral o enseñar buenas costumbres pueden ser buenos cometidos, pero no para un cuento. "Vicenta ordena su cuarto" o "Javier presta sus juguetes" pueden ser títulos de buenos libros de autoayuda para niños, incluso útiles, pero no son literatura.

Tres: No es necesario empequeñecer las cosas para los niños, se puede prescindir de los diminuti…

“Veranada” por Néstor Eduardo Meglioli

Imagen
Presentamos aquí el cuento "Veranada" de Néstor Eduardo Meglioli, -alumno de Puerto de Letras-, que se encuentra participando del concurso "Ecoloquia 2013" de poesía y narrativa, una convocatoria que busca promover una cultura ecológica. Los cuentos y poemas que participan de este certamen han sido publicados en la web de Ecoloquia, acompañados de bellas imágenes. 

En este reposado relato, un reflexivo narrador oscila, como el péndulo que utiliza para buscar respuestas, entre la visión de una foto que acompaña una noticia en el diario y sus propios recuerdos de infancia. Se trata de la veranada, época de pastorear los animales en las alturas de montaña, que separa durante meses a los crianceros de sus familias. Como fondo del relato resuena el eco de otros desgarramientos familiares y de otras soledades. A su reflexión le ponen fin los hechos, y las revelaciones, que golpean a su puerta. 

Juliana Accoce



Leer cuento completo en Ecoloquia.com