La tribu, de Anne Laure-Bondoux

La figura del hegemon, del conductor de pueblos, llega desde la literatura antigua hasta nuestros días.

En la épica griega, tiene representaciones variadas: está Aquiles, el gran héroe solitario, el que infunde valor a las tropas con su sola presencia, pero puede ser egoísta y volver la espalda a su pueblo y ponerlo en peligro. En el otro extremo está Héctor, el héroe de la ciudad  troyana, en el sentido más pleno: es el héroe cívico, que asume su responsabilidad frente a la comunidad, el héroe a quien su esposa e hijo despiden al ir a la batalla.

En la tradición judeo-cristiana, Moisés es el primer gran conductor, que libera al pueblo esclavo de Egipto y lo dirige por el desierto hacia la tierra prometida.

La novela La tribu, de Anne Laure-Bondoux, se inscribe en esa tradición literaria a través de la figura de Polo, el protagonista, quien asume la carga de conducir a su tribu, un pueblo perseguido, hacia su nuevo hogar.
Sólo que en este caso, los protagonistas de este gran relato épico son ratas.

Amenazadas por un plan sistemático de exterminio puesto en marcha por los hombres, las ratas deben huir, -como en nuestra historia han huido los pueblos- hacia los barcos. Deberán pasar hambre, afrontar luchas con otras tribus por el alimento y el territorio, y también las miserias presente en toda especie: el abuso de los más fuertes hacia los más débiles. Akar, el jefe de las ratas de las alcantarillas, es en este sentido el antagonista de Polo, no un conductor, sino el tirano. Regus, una rata solitaria que huye de la vida en común, aprende a aceptar nuevamente una comunidad.

En una larga aventura llena de peripecias, Polo se hace responsable de los sobrevivientes más jóvenes de su tribu, abandona su puerto natal, se une a la tribu de las alcantarillas, para enfrentar a su jefe y liberar a los más débiles, y llevarlos, a través del mar, a través de ciudades y campos, a un lugar nuevo donde puedan vivir sin temor. El destino anhelado es una vuelta a la naturaleza, lejos de las ciudades y de los hombres.

En el trayecto, Polo conoce la soledad de ser líder y la incomprensión de aquellos a quienes conduce. Conoce el amor. Y finalmente conoce que, cuando ha llegado al fin de su misión, es necesario ceder el lugar a otro, puesto que no es bueno que nadie permanezca demasiado tiempo en el mando.

Editada por Bambú, una novela muy recomendable para jóvenes a partir de 11 años.

Juliana Accoce

Enlaces relacionados:
Para quienes deseen encontrar relaciones entre esta novela y la historia, entre esta novela y el cine, la película In Darkness (2011), basada en las memorias de Krystyna Chiger (The Girl in the Green Sweater: A Life in Holocaust's Shadow, 2008) ofrece puntos de contacto. En una ciudad polaca invadida por los alemanes, un grupo de judíos sobrevive escondiéndose en las alcantarillas de la ciudad, atravesando durante meses una experiencia que lleva la naturaleza humana a sus límites. 

Entradas populares de este blog

Ojos amarillos, de Ricardo Mariño

Trasnoche, de Pablo de Santis: más allá de la zona de influencia

No es fácil ser Watson, de Andrea Ferrari